12 enero 2018
Comentarios 0
Categoría Antavilla
12 enero 2018, Comentarios 0

¿Alguna vez sentiste que todo lo que te rodea es demasiado? ¿Que te supera? ¿Alguna vez notaste que las emociones te dominan hasta el punto de decir o hacer cosas que estando tranquilo jamás hubieras hecho? ¿Alguna vez estuviste tan bien que deseabas sentirte así más a menudo?
Hoy los adolescentes no solo tienen que enfrentarse a los retos propios de su edad sino que además están rodeados por los estímulos que les llegan desde el mundo de la tecnología, con todo el mar de información y redes sociales que conlleva. En Antavilla School hemos decidido aplicar mindfulness para echarles una mano.
“No existe nada de lo que el hombre ocupado se ocupe menos que de vivir; no hay nada más difícil de aprender.” (Séneca)
¿Qué es Mindfulnes?
A través del entrenamiento, llamado atención plena (mindfulness), las personas pueden optar por fortalecer conscientemente vías neuronales específicas haciendo que la mente se convierta en un lugar más amable y tranquilo. Srinivisan define la atención plena como:
“… la energía que cultivamos a través de la conciencia amable del momento presente. Implica la práctica de regresar al espacio pacífico y compasivo que todos tenemos dentro de nosotros mismos con curiosidad y sin juicio. Cuando regresamos a este espacio repetidamente, crece. La mente es como un músculo: cuanto más se encuentre en ciertos estados, más los buscará. La atención plena es una forma de entrenar nuestras mentes a través de la conciencia intencional para que permanezcan en un estado más pacífico y compasivo “.
¿Cómo practicamos mindfulness?
Mindfulness es una práctica “basada en la experiencia”, para lo cual es necesaria la implicación, tanto para aprenderlo como para enseñarlo. Hay dos formas principales de hacer esto:
• Práctica formal: meditación, silencio, movimiento, diario, etc. Esta práctica la aplicamos en Antavilla School en el entorno del aula de silencio, donde tenemos la oportunidad de crear un espacio tranquilo en el que poder reflexionar y observarnos.
• Práctica informal: llevar conciencia y atención a la vida cotidiana y “volver al momento” mientras se reconoce la fugacidad de las experiencias. Este sería el objetivo final de nuestra práctica formal.
¿Mindfulness funciona?
Este proyecto acaba de comenzar en nuestro colegio y depende de cada uno de nosotros que nuestra práctica se vea reflejada en cambios positivos en nuestra forma de pensar y relacionarnos, pero sí es cierto que, después de estas primeras sesiones, los alumnos que han pasado por el aula de silencio reconocen haberse sentido más relajados y conscientes de sí mismos. Salen del aula con algunos “trucos” para estar más presentes y viendo que son capaces de centrar su atención, algo que se convierte en esencial en la sociedad en la que se están desarrollando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies